Sunday, June 15, 2014

El placer de la lectura en tiempos de tecnología

¿Se lee hoy más que ayer? ¿Se lee igual o diferente? ¿Cómo se lee y quienes leen?
Estas y otras preguntas me las hago cada vez que visito una biblioteca o una gran librería y veo tantos hojeando los libros, sentados leyendo o sencillamente caminando perdidos entre los grandes anaqueles llenos de libros.
Hay una pregunta clave también: la tecnología, ¿nos ha acercado a la lectura o nos ha hecho esclavos de malos hábitos y alejado del placer de un buen libro?
A continuación ofrezco una serie de post en ingles y español sobre nuevos y viejos habitos de lectura, y su placer.
El Gusto por la lectura
Pareciera ser, a primera vista, que no habría mucha diferencia entre quien lee y quien no lo hace frecuentemente. Pero es sólo un engaño. Las diferencias son bastante grandes y notorias. En primer lugar, quien lee aumenta su cultura, la hace sólida si es endeble y la enriquece cada vez más. Quien permanece ajeno a los libros, por el motivo que sea, también es cómplice de su ignorancia, que se acrecienta a medida que sigue huyendo de las páginas escritas.
En segundo lugar, la lectura aporta un panorama más amplio para el desarrollo de las propias ideas y fomenta una actitud crítica, pero no en sentido negativo, sino positivo, ya que remueve los preconceptos e instala la necesidad de contrastar unos datos y otros, algunos más veraces y otros, pobres y caducos. Quien lee no cree lo primero que escucha, al menos tiene un cierto bagaje cultural que matiza cualquier intento de absolutismo respecto a ciertos temas.
En tercer lugar, la lectura es fuente de conocimientos. La falta de lectura, por el contrario, adormece el espíritu y la inquietud intelectual. Pero, tampoco es suficiente con ser un devorador de libros, ya que se puede leer mucho pero mal. Es decir: siempre se debe buscar, mediante el consejo de alguien o guiados por el propio sentido común, las lecturas que favorezcan el desarrollo personal, que son todas aquellas que no están reñidas ni con la moral ni con la ética, ni menosprecien el valor individual de las personas ni sus creencias. Hay personas que, a fuerza de consumir basuras editoriales, que las hay y muchas, han hecho de su intelecto un refugio para las ideas más depravadas y siniestras. No hay que leer cualquier cosa, hay que leer siempre con un criterio determinado para cada circunstancia.
El gusto por la lectura lleva a quien lee a no contentarse con lo primero que ofrecen las vidrieras, o con aquel libro que es best seller mundial, pero que sin embargo no aporta mucho más que un simple cuento de hadas, nacido para entretener con exclusividad. Quien se habitúa a la lectura quiere buscar autores con los cuales identificarse en costumbres, modismos e ideas acerca de las grandes cosas de la vida. Es el lector cómplice del autor en cuanto difusor de ciertos ideales nobles, que agrandan las miras de la rutina diaria.
Y la falta del hábito de lectura repercute necesariamente en el trato con los demás. Quien no hace más ver las caricaturas del periódico, difícilmente pueda transcribir en palabras lo que le dicta su corazón cuando quiere expresar su amor. Reinará una especie de «parquedad sentimental», caracterizada por escuetas líneas y frases hechas repetidas una y otra vez, hasta despojarlas de su intenso significado por el abuso de su presencia en los labios del amante.
El gusto por la lectura es gustar de disfrutar más de la vida, de compartir en palabras las experiencias vividas y en saber transmitir las propias con la justa mezcla, cual recete perfecta, de sentimientos, emoción y vocablos. Leer significa ir más allá de nuestro estrecho mundo personal y adentrarnos en el otro, en crecer en empatía, estar con el otro y desde el intercambio fructífero de ideas, poder decir, al final del día, que hemos aprovechado el tiempo, al menos por haber leído unas líneas de nuestro autor preferido.

por Mariano Martín Castagnedo

Enlaces de Interés:

“Reading: The Struggle” by Tim Parks
The Personal News Cycle: How Americans choose to get their news: American Press Institute
“Usted ya no lee ni escribe como antes”  por Antonia Fraguas
“Las nuevas formas de leer” por Dwight Garner
“E-books Can’t Burn” by Tim Parks
Expertos aseguran que hoy en día se lee "más que nunca en la historia": en Europa Press
“The Next Time Someone Says the Internet Killed Reading Books, Show Them This Chart” by Alexis C. Madrigal
Young people 'prefer to read on screen': BBC by Sean Coughlan
Children’s and Young People’s Reading Today: National Literacy Trust’s Report
“Pew: More people reading e-books, but print is still most popular” by Taylor Soper
“The rise of e-reading”: PEW Internet
Younger Americans’ Reading and Library Habits: PEW Internet
Lectura digital, realidad latinoamericana: tomado de EJEMPLA

No comments:

Post a Comment